Cajas de autoservicio en supermercado: ¿cómo pueden revolucionar el retail?

La pandemia ha revolucionado casi todas las facetas de la vida. Por lo menos las actividades físicas. En un contexto donde el distanciamiento social es la norma, las cajas de autoservicio en supermercado y retail son una excelente alternativa para potenciar las ventas en este mercado.

La importancia de los sistemas POS

El mercado de sistemas POS o puntos de venta se valoró en USD 15.640 millones en 2019 y se estima que alcance los USD 29.090 millones en 2025. Si bien el anterior crecimiento se puede atribuir a varias causas, no cabe duda de que el mayor impulso para los POS ha sido la constante evolución que ha tenido la tecnología aplicada a estos sistemas.

Durante el último tiempo, el desarrollo y progreso de los recursos tecnológicos permite que los clientes obtengan una mejor experiencia al realizar sus compras y, por otro lado, los dueños de los negocios cuentan con herramientas más eficaces y a costos más bajos.

Así, los sistemas POS facilitan las transacciones de los productos y servicios claves de las empresas en todos los mercados, especialmente para aquellas que se constituyen en la industria minorista, hotelera, transporte, banca, entre otras.

El potencial de las cajas de autoservicio en supermercado y el retail

Pero ¿cuál es la última tendencia que se ha instalado en cuanto a las funcionalidades que pueden lograr los sistemas de punto de venta?

Los consumidores están siempre en movimiento y esperan que sus experiencias de compra se adapten a esa dinámica. En ese sentido, conveniencia y rapidez son dos conceptos que sí o sí deben implementar las tiendas para lograr diferenciarse de su competencia.

Es, en ese aspecto, que las cajas de autoservicio en supermercado y el retail adquieren un especial protagonismo. De acuerdo con una encuesta realizada en 2019 a consumidores estadounidenses, casi las tres cuartas partes de los encuestados -un 73%- estaban a favor de las tecnologías de autoservicios para mejorar la experiencia de compra minorista y reducir las interacciones con el personal.

Y ojo: estos datos son revelados en un año en donde la crisis sanitaria no estaba presente. Ahora, al lidiar con el COVID-19 los minoristas deben volverse flexibles y ofrecer sus prestaciones en sintonía con las medidas de mitigación de la pandemia.

¿Por qué es tan necesario? Los recursos de autoservicio entregan a los consumidores gestionar su viaje de compras y administrar sus propias formas de distanciamiento social.

Para Marcel Goic, director del Centro de Estudios del Retail (Ceret), “el alto volumen de productos que se manejan y la amplia dispersión geográfica en que operan los grandes actores de la industria (retail) han impulsado la automatización de una fracción relevante de las actividades claves del negocio”.

Ahora bien, es posible que en el mercado chileno el retraso de la inclusión de las tecnologías de automatización relacionadas a los sistemas de puntos de venta se deba a que las relaciones que se manejan en las tiendas carecen de patrones definidos, y por lo tanto, sea complejo de traducir por medio de máquinas.

Sin embargo, Goic explica que lo anterior está a punto de ser resuelto, debido a:

  • La automatización, que ha demostrado ser efectiva en las reducciones de márgenes motivadas por estables reducciones de costo.
  • El progreso de los canales digitales.
  • La evolución de la inteligencia artificial (IA), la cual facilita la interacción de máquinas en situaciones no tan estructuradas.

Consejos para la implementación del autoservicio

La tecnología de autoservicio puede ser beneficiosa para muchas tiendas en cuanto a entregar una mejor experiencia de compra, independiente de su tamaño y los productos que ofrece.

Pero una implementación de este tipo tiene que estar acompañada de una estrategia bien estudiada.

Lo primero es probar las soluciones en un subconjunto de tiendas para evaluar si tienen éxito o no. Luego, lo conveniente es implementar la tecnología en otras locaciones si los resultados han sido favorables. Después de ello, la experiencia en el uso de la tecnología otorga la posibilidad de continuar ofreciendo a los clientes la posibilidad de comprar de manera interactiva y a su medida, lo que en la actualidad anhelan los consumidores.

Por otro lado, es fundamental que el hardware y software escogido tenga la flexibilidad, usabilidad y operatividad necesaria.

Flexibilidad para que el sistema tenga el atributo de adaptarse a las necesidades cambiantes del negocio, usabilidad para que los usuarios se sientan cómodos al realizar sus compras, y operatividad para que el mantenimiento no signifique mayores gastos que las ganancias recibidas.

En Ingram Micro DC-POS estamos comprometidos con la productividad y rentabilidad de nuestros clientes. Por ello, disponemos de la mejor tecnología en cuanto a cajas de autoservicio de supermercado y retail, con el objetivo de que las empresas puedan dar el salto que necesitan hacia la transformación digital.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.